Santa Fe
T STH%
Domingo 02 de Enero de 2011
Santafesinos!!! • Francisco De Narváez propuso hacer el debate cuando Néstor Kirchner asuma como diputado • El 2011 comenzó con dos homicidios en la madrugada • Rousseff: “Vengo a consolidar en Brasil el modelo de Lula” • Más de mil regalos para los niños de barrios de Santa Fe • El medio tiene un todo terreno • Para Randazzo, “el 2011 será excepcional en lo económico” • La primera santafesina del año nació a las 3.56, en el Iturraspe • Goya está lista para el concurso de pesca más grande del mundo • Ya se tramitaron 1.500 DNI en el centro de captura digital • A dos años de su asesinato, Vera recuerda a Seco Ensina • Rafaela se informa con la web de Diario UNO • Los Cabos: un lugar lejos de todo, pero muy cerca del sol • Ghana venció a Brasil y es el campeón del Mundial Sub 20 • Adelantó su vestido • Datos estadísticos sobre VIH-Sida en la Argentina y Latinoamérica • “El éxito es puro ego” • Una gran despedida • “Lo que nos pasó con este tema, es impensado” • Agenda Concursos • Rubéola: la obra social de los docentes continúa vacunando • “En 2003 compramos la lealtad de Ferrari” • Los vecinalistas se reúnen contra el aumento de la tasa • Tango a los sueños truncos hoy en El Acompañamiento • Volvió a su cucha • El medio tiene un todo terreno • Cómo hacer para tener un abdómen firme • Un drama en el ojo de los hermanos Dardenne • Luisana Lopilato ya no esconde su noviazgo con Michael Buble • La telenovela de Mauricio • 
Buscar
Jueves, 21 de Agosto de 2008
 

“Me quedé paralizada al ver la imagen de Ceferino Namuncurá”

Lo dijo una vecina de la localidad de El Trébol, cuando pudo observar que en un árbol frente a su casa se reflejaba el rostro de ese hombre místico en vías de ser santificado por la Iglesia

El pasado 4 de marzo, Teresa Mannaseri de la localidad de El Trébol vio que en el árbol de enfrente de su casa había aparecido (lo que podría ser) la imagen de Ceferino Namuncurá, que recientemente fue beatificado y que será declarado santo por la Iglesia Católica.
Teresa se quedó paralizada al ver la aparición e inmediatamente llamó a su marido, hijos y vecinos para comprobar si ellos podían ver lo que ella estaba observando. Todos le dieron la razón. Pero hay un detalle, a la imagen hay que mirarla desde cierta distancia porque desde cerca el rostro se desdibuja.
A partir de ese momento, muchísimas personas del lugar y de localidades aledañas empezaron a acercarse a rezar, a llevar flores y a dejar rosarios. Fue así que la Municipalidad propuso cercar el fresno para protegerlo.

“Cuando alcé la vista y vi la cara de Ceferino no me salían las palabras”, comentó Teresa

En estos días, Teresa envió unas fotografías que tomó a este especie de santuario y dialogó con Diario UNO para contar el momento en que descubrió la imagen y la reacción de sus parientes y vecinos.
—¿Cómo descubrió la imagen?
—Era un día como cualquiera. Estaba almorzando con mi marido y cuando me paro para levantar las cosas veo por una de las ventanas de mi casa que da a la calle una imagen en el árbol de enfrente. Me quedé paralizada porque sabía que era la imagen de Ceferino Namuncurá.
—¿En qué parte del árbol pudo verla?
—El árbol es un fresno que tiene una parte de la corteza cortada (como se puede ver en la foto). Es como se alguien hubiese cortado una de sus ramas y fue en ese espacio donde apareció.
—¿Y qué sintió en ese momento?
—Cuando alcé la vista por la ventana y vi la cara de Ceferino no me salían las palabras. Me quedé paralizada durante 45 minutos. Por mucho tiempo sentí una paz muy grande. Entonces le pedí a mi marido que se parara donde yo estaba y le pregunté si veía lo que yo estaba viendo. Pasó un momento y me dijo que sí, que veía una imagen. ¿Puede ser la de Ceferino Namuncurá?, me preguntó y yo asentí con la cabeza.
—¿Qué pasó después?
—Bueno, unas horas más tarde la llamé a mi hija que vive a tres cuadras de mi casa y le dije lo mismo que mi esposo, porque no podía decir abiertamente que vea la imagen que yo veía. Después la llamé a mi nuera, a mis otros hijos y a los vecinos y todos pudieron verla.
—¿Por qué la noticia se conoció cinco meses después?
—En realidad los medios del pueblo se enteraron recién el viernes pasado, pero la gente de pueblos vecinos se fue enterado de a poco y comenzaron a visitar la imagen. Fue siempre muy emotivo, inclusive vienen contingentes de escuelas.
—¿Se acercaron representantes de la capilla del lugar?
—Sí, llegaron cuando supieron los medios. Los sacerdotes Santiago y José María nos dijeron que no podían aceptar la imagen porque el arzobispado no se los permite. Nos dijeron que la veían pero no la podían aceptar.
—¿Cómo decidieron resguardar la imagen?
—La Municipalidad nos propuso cercar el fresno y fue así como pusimos unas varillitas. Después una señora que tiene una ferretería nos prestó una cadena y bueno, así fue. La gente venía y dejaba flores y yo le fui poniendo macetas y floreros. Además dejan muchos rosarios. La devoción de la gente es increíble.
—¿También puso una foto de Ceferino Namuncurá al lado del árbol?
—Sí, puse la foto porque hay mucha gente que no lo conoce. Si no ven la cara de Ceferino no pueden ver el parecido.

La historia del religioso


Ceferino Namuncurá nació en Chimpay, provincia de Río Negro, el 26 de agosto de 1886 y fue bautizado dos años más tarde por el apóstol de los indios, el misionero Domingo Milanesio. Hijo del célebre cacique araucano Manuel Namuncurá, el Rey de las Pampas como lo llamaban los indígenas.
A los 11 años él mismo le pidió a su padre que lo llevara a Buenos Aires para estudiar y así ser útil más tarde a su pueblo. Fue aceptado en el colegio salesiano Pío IX, en Buenos Aires. Allí se transformó en un serafín del amor a Jesús y a su Madre Celestial.
Estudioso del catecismo anhelaba convertirse en misionero de sus paisanos confinados en la cordillera. Viajó a Roma y fue víctima de una larga enfermedad. Los enfermeros dijeron que no se lamentaba y que nunca pedía nada, y que si todos los enfermos fueran como él, el hospital se convertiría en un paraíso.
Murió santamente el 11 de mayo de 1905, a los 18 años.

Beatificación

  •  Fue un estudioso del catecismo que anhelaba convertirse en misionero de sus paisanos confinados en la cordillera.
  •  En su larga enfermedad se palpó su santidad. Los enfermeros dijeron que no se lamentaba nunca, que nunca pedía nada.
  •  Murió el 11 de mayo de 1905, a la edad de 18 años.
  •  La Iglesia reconoció que practicó todas las virtudes cristianas en grado heroico.
  •  En el 2007, la Argentina celebró su beatificación gracias a la oración de sus devotos.